7 de julio de 2008

Serendipia

Domingos que se rebelan
como las noches frías de agosto.
Las luces, las mismas luces de aquellas farolas
que en el último día de feria recorrían nuestro caminos
borrando las lágrimas y el viento y las vueltas de las norias.
Y las hojas del otoño que ya murió
volando en espirales de sonrisas y juegos infantiles,
como cuando saltábamos esquivando charcos.
Apareces tú, tan mudo
y yo, como siempre, tan sin ganas de todo.
Y se ocultan esos días de cielo gris y frío y locuras
y ya ni los silencios, ni las ventanas, ni la llama de un cigarro que nadie consume
borrarán su voz y los suspiros hundidos en su pelo.
Ya es tarde. Todos duermen.
Ella lee un cuento antes de ir a dormir.
Ya es tarde. Todos duermen...
Y ella sigue dando vueltas en la cama,
como el tiovivo o la luna
o la sirena que cantaba blues para enamorar a los marineros.

4 comentarios:

Tresístole. dijo...

Quiero subirme a un tiovivo con un vestido blanco y algodon de azucar de color rosa despues de ver una pelicula para niños y sentir que tengo otra vez 5 años :_)

Tresístole. dijo...

Si te hago sentirte viva,entonces a mi me encanta escribir para tí.



:)

Marina dijo...

Mandy, te nominé a un test,está en mi blog.Espero que lo hagas!

Un besazo!
Te quiero :*

Tresístole. dijo...

Y esa nube gris?Amenaza de tormenta?