3 de agosto de 2011

sky




El problema con las relaciones está como siempre en el equilibrio. Equilibrio de emociones, de sentimientos, equilibrio de tristezas y nostalgias, de intensidades y de pasados, de proyectos, sueños, equilibrio de placeres. El equilibrio de las cosas que raramente logran equilibrarse.
No se trata de controlar nada, ni siquiera de manera preventiva. Por eso, en algún momento alguien llegó a hablar del destino, porque en materia de equilibrios, nada se puede hacer ya, todo tiene su motivo; un equilibrio artificial nunca se prolongará demasiado. Así, lo único que se conseguirá será posponer la tensión del desenlace.



Foto vía: http://www.flickr.com/photos/rumboinerte/2637619506/in/photostream

6 comentarios:

iredarkangel dijo...

Equilibrio, ¿eh? Supongo que cuando el equilibrio no funciona, las cosas se tuercen. Creo que me ha pasado. Y cuando empiezas a ver que las cosas se tuercen, mejor cortar por lo sano.

Dara Scully dijo...

yo es que soy más de malabares que de cuerda floja. qué se le va a hacer.




(cosquillas
enlatripa)

Filo dijo...

Esta foto é miña.

Serendipia dijo...

Tomeina de aquí:

http://www.flickr.com/photos/rumboinerte/2637619506/in/photostream

Serendipia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Vale.
Filo