19 de julio de 2013

Estás muda.
Quieta.
Callada.
Como una noche de verano sin luciérnagas.
Afónica.

Cada día es el día de tu actuación
y cada día pierdes la voz justo al salir
al escenario.
Te apuntan los focos que te ciegan.
Y no sabes quejarte más que con un gesto
que alguien desconoce.

Estás muda y el día que hables
se activarán todas las alarmas
de esta ciudad
y no podré oírte.

1 comentario:

Neeze dijo...

Touché. Acabas de activar las alarmas de "yo mi me", y suenan estruendosas, atronadoras, alarmantes, pero te escucho perfectamente.