9 de diciembre de 2008



4 de agosto.


Ya están aquí los cinco. ¡Ella está más guapa...! A él se le está poniendo el pelo como a esos hombres de las películas que tanto le gustan a mamá. Las niñas se ríen a carcajadas y Nicolás devora la ciudad con sus pequeños e inquietos ojos marrones.

Cena para siete. Tomaremos el postre subidos a la azotea.



6 de agosto.


Pablo pinta un bosque en la pared de la habitación de invierno. Necesitamos un respiro entre el frenesí y las cenas a domicilio. Los autobuses se mueven despacio y desde aquí yo los imagino como las pequeñas orugas que me hacían cosquillas cuando vivíamos en el campo. Hoy viene María, vamos a cocinar un pastel de chocolate. Talvez alguno de los sofisticados locales del Soho nos resguarde esta noche de la locura neoyorquina.

3 comentarios:

Dara Scully dijo...

Y por la noche, nos dormiremos todos con el sonido de fondo de la ciudad que bulle entre luces de colores.


Miau

Someone exactly like you. dijo...

Magia.


:) Eso hay por aquí.

Anónimo dijo...

Me acaba de llamar Nicolás, que se casan en Mayo pero antes nos hacen una visita. Qué fiesta