17 de mayo de 2009

¿De qué sirve realmente alargar el sufrimiento, posponer el perdón, acallar las voces que gritan desde nosotros la medida en que nos hacemos daño?
No quiero tener que arrepentirme mañana por no haber sabido cómo aprovechar mi vida ni recordar barnizada en sábanas los abrazos que quedaron sepultados por horas mudas.

sola

3 comentarios:

Sir John More dijo...

...con la mejor soledad. Un beso.

La Maga dijo...

A veces es mejor estar sola que enterradas en sábanas de barro..
Ánimo..

Dara Scully dijo...

De nada. nunca. A las voces, no se las calla, se las grita. Porque suelen tener razón, aunque duela.



un miau en una manzana verde :)